Innopolítica

 La última encuesta virtual “Mi voz mi ciudad”, nos deja unas cifras alarmantes en materia de seguridad en Colombia. Sólo el 28% de los ciudadanos de Bogotá afirmó sentirse seguro en su barrio durante la cuarentena y alrededor del 24% manifestó haber sido víctima de algún delito durante el periodo de aislamiento. Según la Secretaría de Seguridad, Convivencia y Justicia, entre marzo y agosto de 2020, se han presentado más de 30.000 hurtos a personas y alrededor de 1.300 robos a automotores.

En Cali, esta misma encuesta demuestra que más del 20% de los encuestados afirmó que durante la cuarentena ha sufrido delitos relacionados con la inseguridad. El más reciente informe del Observatorio de Seguridad de Santiago de Cali, deja en evidencia que en su gran mayoría los casos de atraco a vehículos en la ciudad, se han llevado a cabo con un arma de fuego, lo que representa un peligro inminente para la seguridad de los ciudadanos que utilizan en este medio de transporte. En Colombia, entre enero y junio de 2020, se registraron más de 10.000 casos de hurto y, en 3.000 de ellos, se utilizó un arma de fuego, según la Fiscalía General de la Nación.

Lastimosamente lo anterior no es un escenario que sólo se presente en Colombia, es una constante en países de Latinoamérica encontrar hechos sicariales y de violencia ejercida por hurto agravado, utilizando arma de fuego contra las personas que se desplazan en carros. Estos son despojados, ya no de los vehículos, sino de sus pertenencias como relojes, cadenas y en la mayoría de los casos teléfonos celulares que son utilizados para comercializarse en el mercado negro, para sacar información o hacer estafas bancarias; siendo los países donde más se presentan este tipo de situaciones Brasil, Honduras, Venezuela y Colombia.

Los colombianos tienen buenas razones para sentirse inseguros, y ese temor afecta las decisiones o acciones cotidianas, ir a un banco, salir en la noche a compartir con los amigos, con la familia o permitirles a los hijos salir solos a sus espacios de esparcimiento o de crecimiento cultural. Por esto los ciudadanos han tomado la decisión de proteger su integridad física, por lo menos durante sus desplazamientos a partir de la utilización de vehículos con blindajes de seguridad personal. No se puede negar que las cifras de seguridad demuestran el descontento y la preocupación de los ciudadanos; si bien es cierto que no podemos controlar la inseguridad, que aumenta a ritmos acelerados, si podemos y tenemos la obligación de protegernos.

Somos testigo de primer orden de esta situación ya que desde hace más de 14 años, empresas colombianas como FOKS, líderes el mercado de la protección de la seguridad física de líderes, dignatarios y empresarios, a partir del blindaje de los vehículos y gracias a nuestro trabajo certificado en las plantas de Blindaje ubicadas en la ciudad de Bogotá y Cali, hemos logrado colocar nuestro grano de arena en la mitigación de la situación de inseguridad que tanto afecta a la población colombiana, al poder blindar los vehículos y garantizar condiciones de seguridad en los desplazamientos de muchos de nuestros clientes, que hoy dirigen los destinos de las diferentes regiones y multinacionales.

Para nosotros nuestra mejor carta de presentación han sido nuestros clientes satisfechos y seguros. Si quieres conocer más, contáctanos: comercialcali1@foksblindajes.com

Share
Share