Innopolítica

Para Innopolítica es fundamental ahondar en aspectos formativos de la innovación política y la profesionalización del ejercicio político. Por eso, hablamos con el alcalde de Valledupar, Mello Castro, para que nos contara cómo él y su equipo de trabajo han afrontado esta crisis para la cual no estaban preparados. Pensamos en él, porque sus decisiones no han estado basadas en cálculos para ganar réditos políticos. Muy por el contrario, el alcalde Mello Castro ha primado los derechos de los ciudadanos, en especial el derecho a la vida, tomando decisiones que afectan directamente su popularidad como lo fue cancelar el Festival Vallenato. En esta entrevista daremos cuenta de cuáles han sido las motivaciones del alcalde para tomar estas decisiones y cómo está planificando el futuro de su ciudad.

¿Alcalde, cómo ha vivido esta crisis del Covid-19?

Esta es una situación difícil para la que no estábamos preparados. Hasta el momento hemos registrado un total de 63 contagiados en una ciudad de alrededor de 500 mil habitantes. Desde el inicio de mi candidatura he venido insistiendo que queremos gobernar con las bases populares y hoy reconocemos que estas son las más afectadas por la situación del covid-19.

Por eso, aquí hay que tener sentido social y estar siempre de la mano del pueblo, ponerse en los zapatos de la comunidad. En este proceso han sido fundamentales 3 secretarías para el manejo de esta crisis. La primera, la secretaría de Gestión Social, que ha estado a cargo de todo el tema de las de las ayudas alimentarias que le pudimos hacer llegar a la gente. Aquí en Valledupar, entre gobernación y alcaldía, alcanzamos a entregar más de 80 mil mercados para las personas que más los necesitaban.

Otra secretaria fundamental para obtener un éxito rotundo fue la Secretaría de Salud. Todos sabemos cómo se ha venido manejando este tema del Covid-19 con las pruebas rápidas, haciendo cercos epidemiológicos, disponiendo de una Unidad Reacción Inmediata y realizando rondas por los distinto barrios, alertas de cualquier nuevo caso.

La tercera secretaria, la de Gobierno, con la cual hemos tomado decisiones importantes como la ley seca y la vigilancia en los barrios, porque sabemos el desespero, pero la ciudad no se puede desorganizar, necesitamos mantener el orden. Esto ha sido fundamental para nosotros y por eso estas 3 secretarías le han dado un andamiaje importante a todos los resultados positivos que hemos tenido desde la alcaldía de Valledupar.

Hemos cumplido y seguiremos cumpliendo con nuestro trabajo, pero ahora ya no es solo responsabilidad del gobierno nacional, ni del gobierno departamental, de ahora en adelante es responsabilidad de cada ciudadano en el adecuado uso de su tapabocas, lavándose las manos y acatando el distanciamiento social.

¿Cómo cambia esta crisis el Plan de Desarrollo y el programa de gobierno que había diseñado en campaña?

Sí, yo me estaba preparando para ser uno de los primeros Planes de Desarrollo aprobados en el país. Pero ante esta situación decidimos interactuar con el Concejo, ponernos manos a la obra siempre de manera activa con los programas que nosotros queríamos y queremos ejecutar en la ciudad. Sin embargo, vimos que nos tocaba sacrificar algunas obras para enfocarnos en la salud y en la parte social.

Definitivamente, los planes de desarrollo para estos cuatro años tendrán que ser sociales. Pero también tenemos que enfocarnos en cómo vamos a reactivar la economía. Especialmente en un municipio como Valledupar que es una de las ciudades con mayor desempleo en el país, estamos en el tercer puesto con mayor desempleo. De esta manera, sabemos que nos toca reactivar el mercado desde los renglones más fuertes de nuestra economía.

Para eso, es importante definir el ADN del municipio. En esta medida, vamos a apostarle a incentivar el sector de la construcción, un sector que maneja mucha empleabilidad y que puede fomentar ese flujo de recursos en la ciudad. Por otro lado, yo considero que el futuro del departamento, y de Colombia, está en el campo, en la agroindustria. Por ello, la reactivación económica tendrá que verse fundamentalmente en el campo, pensando especialmente en el campesino primario, creando mercados campesinos, brindándoles capital semilla y abriendo canales directos de distribución con los grandes supermercados.

Así mismo, queremos solucionar la informalidad tan grande que tiene la ciudad, por eso nosotros hemos propuesto una misión de empleo para darle participación al ciudadano en la economía y que así ellos se sientan comprometidos con la ciudad. Queremos fomentar el emprendimiento con créditos como Bancóldex o con microcréditos. En esa medida, vamos a apoyar a todo el que quiera emprender y fomentaremos el consumo de la economía local por medio de la propuesta vallenato compra vallenato. Todo ello, pensando primero en la salud, porque la vida de los vallenatos es nuestra prioridad.

Esta crisis que vivimos nos puede generar un caos social, nos puede generar un aumento en la violencia, no solamente en las calles, sino violencia intrafamiliar y esto genera una perturbación del ciudadano. Por eso, hemos destinado el 34.5 por ciento del presupuesto del plan desarrollo, “Valledupar en orden”, a programas sociales y de salud para los vallenatos. Esa es nuestra prioridad y estamos muy comprometidos en que Valledupar no se nos salga de las manos, que el sistema de salud no colapse y no nos pase lo que están viviendo en países vecinos como ecuador, México y Brasil que a diario la gente se muere en la puerta de las clínicas.

¿Cómo ha sido esa articulación con diferentes entidades como la gobernación y la presidencia?

Para nosotros ha sido fundamental la participación que hemos tenido por parte de la gobernación del Cesar, nos han ayudado a recorrer los barrios para entregar los kits alimenticios. Eso calmó la zozobra de una ciudad que estaba intranquila y que, en estos momentos, con estas ayudas se ha apaciguado la crisis.

Ahora, la gobernación tiene un músculo financiero más grande, caso contrario de lo que pasa en grandes ciudades como Cali, Medellín y Bogotá. Ciudades capitales que son presupuestalmente más robustas que el mismo departamento.  En este caso, el departamento del Cesar recibe regalías del carbón y tiene un músculo financiero mucho más grande que la alcaldía de Valledupar y por eso ha sido nuestro principal socio estratégico.

Por parte del gobierno nacional, quiero decir, también hemos sentido todo el apoyo por medio de los programas sociales del adulto mayor, el Ingreso Solidario, Familias en Acción, etc.  Estos beneficios han sido fundamentales para que nosotros podamos beneficiar a toda esa población necesitada, a los jóvenes, al adulto, a la familia que tanto lo necesita. Y es por eso que hoy, gobierno nacional, gobernación y municipio, somos un mismo equipo.

¿Cómo fue tomar la decisión de suspender el festival Vallenato y qué implicaciones político-económicas tiene para la ciudad y para su gobierno esta decisión?

Ha sido para nosotros una decisión muy importante y creo que será de la más importante de nuestro gobierno, porque el Festival Vallenato es de las fiestas más importantes de Colombia y lo digo porque en estos momentos Valledupar y su Festival Vallenato mueven la economía, no solamente del municipio, sino la economía del país.

Aquí vienen del extranjero a realizar inversiones, a gozar esta parte cultural que es la música y el folclor vallenato, vienen personas de todas partes del mundo y del país, de Cali, Medellín y de Bogotá; incluso los artistas extranjeros vienen aquí a mover la economía. Por eso, para nosotros no fue fácil tomar esta decisión, especialmente porque sabíamos que hay familias que viven de los 5 días del festival vallenato y familias que se preparan todo el año para vivir de las utilidades que tengan en el festival. No fue una decisión fácil, pero lo que nos motivó a tomar esta decisión fue siempre preservar la vida y la salud de cada uno de nuestros habitantes.  

¿Cómo ha pensado apoyar a estos artistas, en estos momentos, para que puedan ejercer sus trabajos?

Bueno, es importante decirles que la parte cultural ha sido fundamental para nosotros y más que decirlo, nosotros creemos que a este gremio le ha tocado reinventarse y hay que premiar algunos empresarios que han realizado conciertos vallenatos de manera virtual y han sido un éxito. Hemos tratado de concertar con este gremio de tal manera que le permitimos hacer conciertos virtuales, pero siempre cumpliendo los protocolos de bioseguridad. Hace pocos días estuvo el gran artista Jean Carlos Centeno en un concierto exclusivo de manera virtual.

También hemos hecho unos esfuerzos desde la Casa de la Cultura, hemos dispuesto recursos importantes, que nunca van a ser suficiente y obviamente muchos artistas van a pasar dificultades porque este ha sido y será el gremio más afectado. Por eso, vamos a disponer los recursos necesarios para que la gente no se quede en el aire. Pero también vamos a motivar para que nos reinventamos musical y culturalmente.

Y considero que cada recurso y cada peso que nosotros dispongamos tiene que ser ejecutado con transparencia y con la participación de cada uno de los sectores. Nosotros tenemos recurso limitados en la oficina de la cultura, pero estamos explotando recursos del gobierno nacional para poder ayudar al gremio musical, que accedan a recursos de manera participativa y que la gente pueda acceder a convocatorias públicas y se acabe eso de darle beneficios a los amigos.