Innopolítica

Bogotá es la capital colombiana y por la tanto es la ciudad más importante del país, a la fecha se han registrado cerca de siete mil casos confirmados de coronavirus, convirtiéndose en ciudad/municipio con el mayor número casos de contagio. Lo que sumado a las discrepancias de la alcaldesa Claudia López con el presidente Iván Duque, encontramos un excelente caso de análisis, no solo de la gestión de la crisis por parte de la mandataria capitalina, sino también de su proceso estratégico de comunicación política.  De esta forma, el equipo de Innopolítica estableció comunicación directa con la concejal de Bogotá, Carolina Arbeláez del partido Cambio Radical y Giovani Monrroy, consultor político bogotano, en aras de entender la realidad de la capital.

¿Cómo has analizado, Giovani, tú que eres estratega político, el manejo comunicacional de la alcaldesa López?

G.M: Claudia López ha sido una comunicadora excelsa y ha podido manejar el escenario comunicacional a su antojo. Adicionalmente, en el caso de Claudia, ella es una de las líderes emergentes más importantes que tiene Latinoamérica. Esto nos permite ver que es una figura con mucho poder, una figura que supo tomar medidas en un tiempo determinado, pero que, a más de ser medidas oportunas, fueron medidas bien comunicadas.

Sin embargo, no siempre correr primero significa llegar primero. En este caso particular, me refiero a que Claudia sí efectivamente arrancó con unas medidas que le dieron pauta al país, como el simulacro de aislamiento preventivo. Luego el presidente toma la decisión de hacer un confinamiento colectivo del país y ahí las cosas empiezan a variar. Yo creo algo y es mi primer gran punto, aquí no deberían Claudia López e Iván Duque ponerse a pensar en quien está llevando la batuta.

¿Desde tu perspectiva, como concejal, como entiendes la realidad bogotana y las decisiones tomadas por la alcaldesa?

C.A: Hoy la ciudad está llegando a los siete mil contagiados, esto es una cifra muy preocupante. Aquí critico la postura que ha tenido la alcaldesa de improvisación. Para mi han sido muy improvisadas las decisiones que ella ha venido tomando. Sin duda alguna, nos llevan ventaja algunas ciudades que han trabajado en conjunto con el gobierno. Pero hemos visto una postura de la alcaldesa que cada vez que el gobierno sale a tomar una decisión, ella en vez de respaldar y trabajar mancomunadamente para tirar todos hacia el mismo lugar, ha salido a criticar esas decisiones.

¿Entonces cuáles han sido los errores de la alcaldesa?

C.A:  Para mí, las medidas tomadas por Claudia han sido de cierta manera, un poco preocupantes. Frente al tema de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y la capacidad hospitalaria, ella se gastó doscientos cincuenta mil millones para adecuar un espacio en Corferias para atender casos no Covid-19 y esta es la fecha en la que este hospital transitario no ha empezado a funcionar. 

Yo creo que se contradice, una cosa es lo que dice y otra es lo que hace. Ella se comprometió a llegar a quinientas mil familias por medio de transferencias monetarias y con mercados a través de un sistema llamado “Bogotá solidaria en casa”, donde trescientas cincuenta mil familias serían subsidiadas con dineros del Distrito. De éstos, ciento cincuenta mil subsidios iban a ser suplidos con el sistema de donación y transferencias del gobierno nacional. Hoy, el gobierno nacional ha logrado entregar casi las doscientas cincuenta mil transferencias monetarias, es decir que superó la expectativa inicial de ciento cincuenta mil subsidios. Pero de los trescientas cincuenta mil subsidios con las que ella se comprometió, aún no las ha cumplido.

G.M: Lo cierto es que hoy el virus no tiene control. Uno ve los datos de los organismos de salud y las cifras que entrega la propia alcaldesa y desafortunadamente no saben dónde están los contagiados. Cosa absolutamente distinta a lo que pasa en Medellín, Bucaramanga y otras ciudades donde las muertes están por debajo y ayudan a que, efectivamente, Colombia tenga una tasa de mortalidad mucho menor.

La respuesta de Claudia López frente a la crisis en Bogotá fue: las decisiones del presidente Duque fueron tardías a la hora de cerrar el aeropuerto. Pero, por ley, les corresponde a las autoridades municipales el control sanitario de todos los elementos dotacionales que existan en el territorio, incluyendo el aeropuerto.

¿Pero cómo hubiera manejado la alcaldesa esta situación ante la negativa del gobierno nacional?

Bueno, supongamos que es una decisión difícil de tomar por ser el primer aeropuerto de Colombia y que la situación requería tener un dialogo con la presidencia para generar el menor impacto posible. Pero, por eso, no es menos cierto que se debían realizar los controles sanitarios pertinentes.

Y pongamos un ejemplo al respecto. Según cifras de conocimiento público, diariamente llegaban al aeropuerto El Dorado entre trece mil y catorce mil personas. En comparación, el aeropuerto de la zona metropolitana de Medellín, José María Córdoba, recibía un aproximado de 2000 personas al día. El gobierno departamental de Antioquia, junto con los gobiernos locales, decidieron nombrar un gerente específico para manejar el Covid-19 de ese aeropuerto y dispusieron un equipo de 25 personas, las 24 horas del día, para hacer controles, mitigar y saber dónde estaba la traza del Coronavirus.

Por el contrario, Bogotá pasó dos semanas peleando con el gerente de Opain y la alcaldesa dijo que no iba a desgastar a los médicos enviándolos al aeropuerto. Finalmente ubicó, a los diez días, ocho personas en el día y siete en la noche, para controlar catorce mil personas que ingresaban al aeropuerto diariamente.  Con esto, le regaló 15 días de espacio al Corona virus y cuando quiso reaccionar, ya era tarde.

Y con todos estos errores en el manejo y gestión de la crisis, ¿cómo se explica la favorabilidad de Claudia López en las encuestas, manteniéndose por encima del 83%? ¿Será que el proceso de comunicacional de Claudia López ha logrado ocultar bien sus errores y potencializar sus virtudes?

C.A: Para mí, es simplemente populismo. Salir a decir lo que la gente quiere escuchar. En su comienzo dijo, “Bogotá se va a preparar con cuatro mil UCI para enfrentar este virus”, hoy eso es mentira y tenemos solo seiscientas UCI funcionando. No cumplió con lo que desde un principio prometió. Y así ha tomado varias decisiones, entonces salió a decir que no se iban a cobrar los servicios públicos de todos los estratos durante el tiempo de pandemia; no lo pudo hacer y culpó al gobierno diciendo que no la habían dejado. Luego el gobierno sacó el decreto 580, brindándole la facultad para llevar al Concejo la propuesta de subsidio de servicio públicos para los estratos 1, 2 y 3 y ni así tomo la decisión. Para mí, todo eso es populismo, ella sale a decir los que la gente quiere escuchar, pero que al final no puede cumplir.

Otra cosa que hemos visto es que siempre intenta buscar un culpable de todas las decisiones que ella toma. Frente a las ayudas, ella salió a culpar a la contraloría y los organismos de control, alegando que estos no la habían dejado. Cuando la realidad es que estos organismos nunca le dijeron eso, ni le prohibieron nada.

G.M: Es importante no desligar lo que está pasando hoy, de lo que ha pasado antes. En campaña a la alcaldía, yo analizaba que muchísimas de las propuestas de Claudia López eran más un escenario demagógico que la posibilidad real de convertirse en un hecho cierto. Sin embargo, Claudia López logró, con un trabajo de años, ganar credibilidad en el escenario de no ser corrupta. En Colombia hoy en día, y en Latinoamérica, la posibilidad de que no se roben el erario tiene un valor muy superior a muchos otros errores de comunicación.

Share
Share